COMUNICADO URGENTE | Riesgo de hambruna en el Sahara por falta de alimentos.

Las existencias en el almacén de reservas de alimentos básicos dirigidos a los refugiados saharauis, los más imprescindibles, especialmente el azúcar y el arroz, además de otros alimentos, ya están agotadas, por lo que el Programa Mundial de Alimentos (PMA) se vio obligado a reducir un 20% las raciones mensuales de alimento destinadas a los refugiados en el mes de mayo,
y se verá obligado reducir en el próximo mes de junio, y si no recibe contribuciones de los países donantes, a la mayor brevedad posible, no podrá cumplir con sus obligaciones para el segundo semestre de 2017, lo que aumenta agravamiento de la difícil situación humanitaria de los refugiados saharauis.

También los productos micronutrientes para luchar contra la malnutrición y la anemia se han agotado, lo que pone en riesgo la vida de 220000 niños y mujeres que padecen malnutrición y anemia severa, crónica y aguda, y al mismo tiempo el proyecto de productos frescos destinado a estos refugiados fue reducido en un 70% puesto que la Dirección General Europea aún no ha liberado su contribución para el año 2017.

Esta grave crisis alimentaria coincide con la proximidad del sagrado mes de Ramadan y el aumento de las temperaturas, lo que tendrá graves consecuencias para la salud de miles de mujeres, niños y ancianos de estos refugiados.

Con esta ocasión, la Media Luna Roja Saharaui hace un LLAMAMIENTO URGENTE a todos los países donantes y las organizaciones humanitarias para que se apresuren a proporcionar ayuda humanitaria inmediatamente para evitar que la vida de estos refugiados vulnerables esté en peligro teniendo en cuenta que dependen de manera absoluta de la ayuda humanitaria.

Cabe mencionar que el Consejo de Seguridad hizo un llamamiento en el pasado mes de abril para que se proporcionen más contribuciones y para que no se reduzcan las raciones alimentarias que se ofrecen. Asimismo, el PMA ya dio la voz de alarma e imploró a los países donantes que contribuyan con un importe de 7.9 millones de dólares para garantizar el mínimo imprescindible de las necesidades alimentarias de los refugiados saharauis para el segundo semestre de este año.