Ir al contenido principal

Disfuncionalidad en el desierto: así son las escuelas ‘especiales’ del pueblo saharaui

Cinco centros educativos atienden en los campos de refugiados de Tinduf (Argelia) a menores con diferentes grados de discapacidad.
 Son iniciativas que resisten al amparo de la ayuda humanitaria y con “cuidadores” voluntarios en El Aaiún, Smara, Dajla, Auserd y Bujador.
Disfuncionalidad en el desierto: así son las escuelas ‘especiales’ del pueblo saharaui
Centros educativos para alumnado con disfuncionalidad en los campos de refugiados saharauis de Tinduf (Argelia). FOTOS: JUAN MIGUEL BAQUERO

TINDUF (ARGELIA) // Las manos tintadas quedan impresas en hojas de papel. Un blanco impoluto, al instante manchado de ilusiones cromáticas. Como la huella visible, y multicolor, de un mundo diferente. La estampa discurre en uno de los cinco centros educativos para alumnado con disfuncionalidad que hay en los campos de refugiados saharauis de Tinduf (Argelia). Son las escuelasespeciales del desierto. Y funcionan atadas al albur de la ayuda humanitaria.

Cada día “acuden 399 alumnos con 82 cuidadores, el 95% voluntarios”. Los recursos para los colegios de los campamentos, o wilayas, de El Aaiún, Smara, Dajla, Auserd y Bujador provienen de la solidaridad internacional. “El 100%”, resume para La Marea el coordinador de Centros de la Discapacidad en el Ministerio de Bienestar Social de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), Mohamed Salem Hamudi. El escaso margen de maniobra del Gobierno saharaui no permite otras opciones.
“El mayor problema es la falta de personal especializado”, apunta Arantza Chacón, de la Asociación Internacional de Observadores de Derechos Humanos (AIODH). Otra dificultad añadida es “el traslado de las personas desde las jaimas” a los centros. Y la dependencia exterior, “como prácticamente todo”, con ayuda que cae a cuentagotas, repartida en “material didáctico, transporte, alimentación”.
Más allá de los datos, “hablar de un campo de refugiados en sí es un problema que, unido a niños y niñas con discapacidad sensorial e invidentes… necesita mucha entrega, voluntad, responsabilidad y deseo de trabajar sin recibir nada a cambio”, cuenta el responsable del Gobierno saharaui en el exilio. Para Hamudi, el objetivo es “ayudar a estas personas a ocupar su lugar en una sociedad a la cual pertenecen y ser partícipes de la lucha de liberación de su pueblo”.
“Desde los Centro de Educación Especial se ha contribuido no solo a la asistencia de estas personas, sino también a su desarrollo en la medida de sus posibilidades”, ratifica Arantza Chacón. Los alumnos adquieren “hábitos de autonomía personal y competencias para su integración social”. Es la clave, dice, lograda con talleres “de carpintería, costura o tricotaje”, entre otros. Así, se pasa de una atención “limitada tradicionalmente al ámbito familiar” a que la sociedad “ponga otras expectativas en ellos”.

Un cartel como aviso: “Aquí florecen personas”

“Aquí no crecen plantas ni árboles, pero florecen personas”. La frase preside el colegio de Smara, el único que funciona de modo independiente. Un caso singular. Como su director, Beyema Fadel, al que gusta que le llamen por su apodo, Castro. “Por lo de revolucionario”, avisa. Bajo un puñado de atrevidas construcciones de adobe mantiene “un sueño” que supera a diario un reguero de barreras.
“Si no se riega, no hay nada”. Si no hay dinero, refiere. Si la ayuda humanitaria desaparece, no hay semillas que explotar. El cartel pintado a mano reluce como aviso para navegantes de un lugar donde la nada existe anegada de tierra y piedras. Todo sucede en mitad de la hamada, el árido paisaje pedregoso, uno de los más inhóspitos lugares del mundo. ‘El desierto de los desiertos’, le dicen.
Un mundo duro, raído por el exilio eterno, donde acatar las diferencias acaso resulte un ejercicio de habilidad vital. De supervivencia extrema. Como demuestra Safia Maulud, Gnala, Jadiya o Mariam. Voluntarias que cuidan, y enseñan, en el colegio de Bojador, con escasos recursos y altas dosis de compromiso. La rúbrica del crecimiento personal y colectivo son las espontáneas sonrisas y abrazos de los alumnos. Los mismos que tintan sus manos para manchar de sueños multicolores esos papeles extrañamente blancos.

Una “tarea ardua” sostenida por mujeres

“Antes, las familias no entendían bien qué significaba tener un hijo con problemas”, cuenta Safia. “Era visto casi como un castigo”, explica, en un ejercicio de relativismo cultural que no deja atrás “los avances de los últimos años en la comprensión de esta realidad y en la integración de las personas con discapacidad”. También en el desierto, añade, se hace camino al andar.
“Atender a menores con discapacidad en un campo de refugiados es una tarea ardua”, cuenta Alba Villén, periodista en África que trabaja además con asociaciones solidarias con el Sáhara. Sin embargo, continúa, “las distintas wilayas cuentan con centros especializados que se nutren de proyectos solidarios para conseguir recursos y formación y así poder educar con dignidad a personas con capacidades diferentes”.
“El sistema educativo saharaui es un modelo ejemplar si lo comparamos con el resto de campamentos de refugiados del mundo e incluso con muchos países de África que cuentan con muchos más recursos”, dice Villén. “La tasa de alfabetización de los refugiados saharauis supera el 90% de la población, una de las más altas de un continente que necesita mejorar mucho en materia educativa”, confirma.
La periodista destaca cómo “la mujer jugó un papel determinante” en un proceso marcado por el campo de batalla desde 1975 hasta 1991. “Ella se encargó de levantar escuelas, hospitales y sostener una organización ciudadana encomiable”. Y “en la actualidad”, ratifica, “cientos de mujeres siguen participando y teniendo un papel protagonista en los centros escolares de los campamentos”.
En la “tierra prestada” por Argelia “todo depende en gran parte de la ayuda internacional” fletada en programas como Caravana por la Paz. Ahí, en mitad de la hamada, se erige un sistema que estaría “totalmente cojo sin el esfuerzo y profesionalidad de los profesores saharauis que con recursos limitados consiguen día a día educar a miles de refugiados”. Al final del camino, unos enfrentan la “frustración” ante “la escasez de salidas profesionales en los campamentos”. Otros, desde un mundoespecial, pintan el mundo con sus manos para abrir autopistas de integración en el desierto de los desiertos.

Entradas Populares

El conflicto del SAHARA - Resumen en 7 minutos (video)

Uruguay da una lección al consejo de seguridad en el conflicto del Sahara Occidental y la MINURSO

Uruguay ha decidido votar en contra de la Resolución del Consejo de Seguridad que renueva por un año el mandato de la Misión de Naciones Unidas para el Referéndum del Sahara Occidental (MINURSO). Este voto en contra, no significa que Uruguay se opone al mantenimiento de esta Misión de Paz, sino todo lo contrario.

Venezuela culminó membresía en CS: Sáhara Occidental tema fundamental en su gestión

Culminó el 31 de diciembre de 2016 a las 12 de medianoche la membresía de la República Bolivariana de Venezuela como miembro no permanente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.  Durante dos años, Venezuela ocupó uno de los 10 asientos rotativos del Consejo de Seguridad, gracias a la elección de 182 Estados miembros de las Naciones Unidas en el año 2014.(...)

El pueblo saharaui representado en X FESTIVAL INTERNACIONAL DE POESÍA Palabra del Mundo

La poesía saharaui estará presente este 28 de mayo a partir de las 2:00 p.m. en el Parque Cultural y Social Villa Teola en la ciudad de los Teques, Capital del Estado Miranda.  Allí habrá un coloquio sobre el pueblo saharaui a cargo del embajador en Venezuela Mohamed Salem Daha y estará el grupo Taller de Calíope con su Perfopoesía dedicada al Sáhara, espectáculo de danza, poesía y cantos. Anímense, están todos invitados! 

III Festival de Cine Venezolano en el Sáhara

ASOVESSA.- En el marco de la conmemoración del 41 Aniversario de la Proclamación de la República Saharaui y la celebración de 120 años del cine nacional venezolano, El Ministerio del Poder Popular  para la Cultura, El CNAC (Centro Nacional Autónomo de Cinematografía), La Embajada Saharaui en Venezuela y ASOVESSA, han puesto en marcha el III Festival de Cine Venezolano en el Sáhara que tendrá lugar en la Escuela Secundaria Simón Bolívar ubicada en la Wilaya de Smara en los campamentos de refugiados saharauis, entre los días 27 de febrero y 4 de marzo.

Este evento se ha convertido ya en una tradición y su principal objetivo es estrechar aún más si se puede,  los lazos que unen a los pueblos venezolano y saharaui.   Venezuela mostrará en los campamentos saharauis una representación de su excelente y pujante cine recorriendo todos los géneros: documentales, cine animado, largometrajes, comedia, terror, drama.  Veinte son las obras que verán niños, jóvenes y adultos saharauis al otro lado…

Rafael Ramírez tras su reelección: somos firmes partidarios de que concluya el proceso de descolonización“

Reelegido Rafael Ramírez: Venezuela seguirá presidiendo el Comité de Descolonización de la ONU Credito: Prensa MPPRE
El embajador de Venezuela ante la ONU, Rafael Ramírez, fue reelegido hoy presidente del comité especial de Descolonización de Naciones Unidas, un cargo que ocupará por segundo año consecutivo.

Ramírez obtuvo el respaldo de 18 de los 29 países miembros del comité, que se ocupa de la situación de territorios como el Sáhara Occidental, las Malvinas o Gibraltar, entre otros.

Guerguerat: el Perejil del Sahara Occidental

La resolución 2351 del Consejo de Seguridad, lo confirma 
@Desdelatlantico La resolución 2351 del Consejo de Seguridad apenas menciona en un punto la crisis de Guerguerat... que había sido el núcleo de los borradores previos de la resolución. La retirada del Frente Polisario de la zona, el día antes, desactivó una hábil maniobra francesa para cambiar el status del territorio. La resolución 2351 muestra que el Frente Polisario no ha sabido aprovechar en el nivel de Naciones Unidas sus victorias y logros en la Unión Europea y la Unión Africana.

Carta a Santa de una madre de acogida navarra.

Olentzeroren maitea Por Gemma López Sagaseta -  Sé que estás estos días más atareado que en todo el año. Y que corren tiempos que te asustan pues cuando bajas al pueblo muchos ni te vemos, no porque vayas más sucio que nunca de tanto carbón logrado, no porque encuentras gente atareada en sus labores, no porque encuentras grupos unidos al canto de luchas y libertad, no, encuentras calles vacías y cabizbajas mentes abducidas a la pantalla de un móvil, y a compras de Navidad, y aunque arrastras penosamente el saco de cartas con ilusiones que cumplir, y aunque hagas cierto ruido al pasar, ni te vemos, pues no miramos.