Ir al contenido principal

¿Y del Sáhara Occidental qué?

aima instalada en pleno centro de Segovia el pasado julio.TanarroFuente:http://www.elnortedecastilla.es/ Por francisco gozalo viejo  opinión
Se acaba de celebrar, para ser más precisos conmemorar, puesto que ha pasado desapercibido para los medios de comunicación, el cuadragésimo primer aniversario de la creación de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), el 27 de febrero de 1976, un día después de que el último contingente del ejército español abandonara el Sáhara.

Coincidiendo con la efeméride, PSOE y PP, de la mano de los expresidentes González y Aznar, han encabezado un movimiento, ahora sí recogido a bombo y platillo por los medios, “en defensa de los presos políticos encarcelados por el régimen de Maduro”.
Bien está que se acuerden de Venezuela, al fin y al cabo fue una de las colonias españolas independizadas en las primeras décadas del siglo XIX, pero lo que sorprende es la flaca memoria histórica que tienen, lo cansinos que llegan a resultar con Venezuela, cuando de la tiranía de Obiang o de los presos políticos saharauis en las cárceles de Marruecos no dicen nada, mutismo absoluto.
Como todo el mundo sabe, en la Conferencia de Berlín de 1885, cuyo anfitrión fue el canciller alemán Otto von Bismarck, las potencias europeas se repartieron África tomándose unos chatos, en plan amiguetes, vamos. A España, que había perdido todo el esplendor colonial pasado y era una potencia de segundo orden, le correspondieron Guinea Ecuatorial y el Sáhara Occidental. Las fechas de los procesos de independencia de Guinea y el fallido del Sáhara, si las ponemos en relación con la del venezolano, están como quien dice, a la vuelta de la esquina, el primero en el 68 y el segundo en 1976.
Pues bien, durante los ocho lustros pasados desde el final de la dictadura, primero la UCD de Suárez y después los dos partidos que se han alternado en el poder (PP-PSOE) desde entonces, han hecho la vista gorda a lo sucedido en ambas excolonias. No se ha oído ni una crítica al régimen implantado por Macías y continuado por Obiang en Guinea, a pesar de la represión brutal contra la población y la corrupción generalizada, ejemplificada en su hijo Teodorín condenado en Francia por abuso de poder y evasión de capitales. Y en lo que se refiere al Sáhara, los buenos propósitos de Jaime de Piniés y del PSOE durante la transición, épica la frase de Felipe González en Tindouf «estaremos con el Polisario hasta la victoria final», han pasado a mejor vida.
España se marchó de mala manera del Sáhara, abandonando a los saharauis a su suerte en febrero del 76. Con los Acuerdos Tripartitos de Madrid dejó abierta la puerta a la ocupación militar marroquí del territorio, camuflada con la Marcha Verde. Desde entonces España, como potencia colonial, no solo no ha hecho un esfuerzo para que se celebre el referéndum de autodeterminación acordado por Marruecos y el Polisario en 1991, sino que, con el paso del tiempo, se ha desentendido de su responsabilidad como potencia administradora del territorio, echándose en manos de Marruecos y dando por buena la ilegal ocupación del territorio.
No conviene olvidar que el Sáhara Occidental, tras el proceso de descolonización iniciado en África en la década de los 60 del siglo XX, es el único país en el continente sin descolonizar; ya va siendo hora de que se revierta la situación. El mapa actual de África sigue recolocándose, al fin y al cabo las fronteras se trazaron en muchos casos sin ninguna lógica, atendiendo solo a los intereses de las potencias coloniales. Eritrea, Sudán del Sur, Somalilandia incluso, han surgido como entes independientes recientemente. Y en Asia, el caso de Timor Oriental es un ejemplo emblemático de cómo, si hay voluntad por parte de la potencia colonizadora, en este caso Portugal, se puede preparar y realizar un referéndum de autodeterminación en escasos meses.
España debería aprender la lección y desatascar un proceso de autodeterminación enquistado desde 1991, puesto que sigue siendo la potencia administradora del territorio según la ONU y tiene una responsabilidad histórica ineludible.
Tras la ocupación del Sáhara en época de Hasan II, apelando a la tesis del Gran Marruecos, inventada por El Fassi, fundador del partido Istiqlal, el pueblo saharaui se encuentra fracturado en dos: los que huyeron del territorio, acogidos en Tindouf por el régimen de Boumedian, y los que se quedaron y sufren una brutal represión por parte del ejército marroquí ocupante.
La situación actual del Sáhara es un anacronismo histórico difícil de entender teniendo en cuenta que, en todas las ocasiones en las cuales Marruecos ha apelado a los Tribunales Internacionales de Justicia, sea el de la Haya o el de la UE, para justificar la anexión del Sáhara, ha salido escaldado. Empero, los intereses geoestratégicos y económicos han llevado a la comunidad internacional, desde el Consejo de Seguridad de la ONU hasta la UE, a taparse los ojos y no presionar con firmeza al régimen de Mohamed VI para que abandone un territorio que ocupa ilegalmente y deje que el pueblo saharaui se manifieste por la independencia.
Si Marruecos actúa así es porque sabe que la ONU y la UE amagan pero no actúan, al tiempo que el Gobierno español, irresponsablemente, no cumple con su obligación de concluir el proceso de descolonización.

Entradas más populares de este blog

El conflicto del SAHARA - Resumen en 7 minutos (video)

Uruguay da una lección al consejo de seguridad en el conflicto del Sahara Occidental y la MINURSO

Uruguay ha decidido votar en contra de la Resolución del Consejo de Seguridad que renueva por un año el mandato de la Misión de Naciones Unidas para el Referéndum del Sahara Occidental (MINURSO). Este voto en contra, no significa que Uruguay se opone al mantenimiento de esta Misión de Paz, sino todo lo contrario.

III Festival de Cine Venezolano en el Sáhara

ASOVESSA.- En el marco de la conmemoración del 41 Aniversario de la Proclamación de la República Saharaui y la celebración de 120 años del cine nacional venezolano, El Ministerio del Poder Popular  para la Cultura, El CNAC (Centro Nacional Autónomo de Cinematografía), La Embajada Saharaui en Venezuela y ASOVESSA, han puesto en marcha el III Festival de Cine Venezolano en el Sáhara que tendrá lugar en la Escuela Secundaria Simón Bolívar ubicada en la Wilaya de Smara en los campamentos de refugiados saharauis, entre los días 27 de febrero y 4 de marzo.

Este evento se ha convertido ya en una tradición y su principal objetivo es estrechar aún más si se puede,  los lazos que unen a los pueblos venezolano y saharaui.   Venezuela mostrará en los campamentos saharauis una representación de su excelente y pujante cine recorriendo todos los géneros: documentales, cine animado, largometrajes, comedia, terror, drama.  Veinte son las obras que verán niños, jóvenes y adultos saharauis al otro lado…