Entrevista exclusiva de Granma a Hamma Salama

Hamma Salama, miembro del Buró Permanente del Secretariado Nacional del Frente Polisario conversó con Granma. Foto: Jorge Luis González
Como símbolo de su carrera indetenible hacia una meta libertaria, con paso firme y resistencia ante las vallas más altas, la República Árabe Saharaui Democrática (RASD), conmemorará el próximo lunes 27 su cuadragésimo primer aniversario con un maratón internacional. Así lo ha dicho a Granma, en entrevista exclusiva, el Responsable Político del Secretariado Permanente del Frente Polisario, compañero Hamma Salama, quien preside una delegación del país africano, en visita oficial a Cuba.
La visita se produce como parte de las actividades conmemorativas por el aniversario 41 de la proclamación de la RASD, que incluyen el ámbito diplomático y, según explica Salama, «se está desarrollando muy bien. Hay un programa muy completo que abarca entrevistas con miembros del Partido, así como encuentros con diferentes instituciones del Estado cubano. Eso ha permitido hasta ahora mantener un intercambio de puntos de vista, de experiencias, elevar la coordinación y, con toda certeza, repercutirá positivamente y contribuirá a comprender mejor el futuro que se avecina y el curso de los acontecimientos que se están desarrollando en ambas regiones. La visita nos ha permitido conocer profunda y minuciosamente la experiencia cubana, al nivel requerido».
E
El líder saharaui habla despacio. En un ambiente de cordialidad y durante casi una hora sin mirar al reloj, conversa sobre las relaciones bilaterales, la cooperación entre ambas naciones y los retos que se avecinan.
«Nuestras relaciones son magníficas y se desarrollan en diferentes campos. En primer lugar hay que resaltar la firme posición de Cuba, al reconocer los derechos de autodeterminación del pueblo saharaui y el reconocimiento a la RASD y al Frente Polisario y, por consiguiente, hay una relación política excelente. A partir de ahí, también se da una intensa cooperación en salud, educación y diferentes esferas y hay una visión común por parte de los líderes de ambas naciones. Cuba también ha logrado conquistas inéditas en diferentes ámbitos.
«Por ejemplo, algunos países han renunciado a su línea, a sus principios y, a pesar de las presiones y dificultades, el pueblo y la Revolución Cubana se mantienen firmes en su proyecto. Todos los saharauis, tanto los de los territorios ocupados, los de la diáspora, como los de los territorios liberados, tienen confianza en la Revolución Cubana».
 –¿Qué otras actividades prevén realizar para esta jornada de conmemoraciones?
–Celebraremos el aniversario 41 de la proclamación de la RASD, que se proclama justamente en el momento en que se produce la retirada caótica del colonialista español. Los españoles además se retiraron sin que se hubiera llevado a cabo el referendo que les daba la oportunidad a los saharauis de decidir si querían su autodeterminación, la independencia o no. Es decir, que se crea la República para llenar el vacío que dejó la retirada caótica de los españoles.
«Ahora, después de 41 años, se han logrado crear diferentes instituciones del Estado, en el campo de la administración, la defensa, la salud, la educación, la economía y la sociedad. En estos momentos la RASD cuenta con las instituciones fundamentales para garantizarles las necesidades a sus ciudadanos.
«Hay varias actividades porque coinciden varias efemérides. Se celebrará el 17 Maratón Internacional, en el que participan personas de diferentes nacionalidades y se le da una amplia cobertura mediática. Va a haber festivales culturales. El 5 de marzo se conmemora el aniversario de la formación del primer gobierno saharaui tras la salida de España. Esto se va a celebrar en los territorios liberados y se realizará una actividad oficial en el lugar donde descansan los restos de Abdelaziz. Y el 8 de marzo es el Día Internacional de la Mujer y se reconoce el compromiso de las mujeres saharauis en el enfrentamiento a la invasión marroquí, siempre han estado presentes sus esfuerzos en la lucha.  
«Un 8 de marzo también cayó el primer mártir saharaui frente al colonialismo español. El pueblo en los territorios liberados y en la diáspora, conmemorarán de distintas formas, en dependencia de las circunstancias. Esperamos que mediante la celebración de estos aniversarios se puedan resaltar los logros de las diferentes instituciones saharauis, en el campo cultural, jurídico, político».
–En cuanto a los logros de la RASD, hay que resaltar los que corresponden a la educación, ¿cómo han construido un país más culto, teniendo en cuenta la constante amenaza de Marruecos?
–En cada congreso nacional del Frente Polisario se elabora un plan de acción nacional y es un programa bastante amplio que va dirigido a la creación y edificación del Estado. Naturalmente, ese programa siempre se ha desarrollado en el marco de circunstancias difíciles. Ha habido que hacer sacrificios muy grandes, hemos padecido mucho y no ha sido nada fácil, son indescriptibles los escollos que hemos superado para cada avance. Han sido muchos los retos, los desafíos, pero hemos trabajado intensamente para lograr el reconocimiento internacional de la RASD.
–¿Cómo transcurre la vida en los territorios ocupados por Marruecos y cuán distante es esta de la del país que ustedes están construyendo?
–Cuando se está bajo ocupación, es sabido que se está privado de muchos derechos: el primer derecho es el de ser libre; el respeto. Lo tienen todo ocupado, se producen detenciones y hay fosas comunes. No pueden imaginarse cómo matan a las mujeres, la pobreza, la ignorancia, hay un bloqueo informativo absoluto y por consiguiente, nuestro pueblo padece y sufre pero lucha y, además, se mantiene unido bajo el estandarte del Polisario. Eso es lo más importante.
–En la xxviii Cumbre de la Unión Africana (UA) se produjo la entrada de Marruecos, como muestra de su nueva política de acercamiento a la región ¿Cuál es la posición del Frente Polisario ante ello?
–Nosotros no exigimos nunca que Marruecos saliera de la entonces Organización para la Unidad Africana (OUA). A través de la lucha del pueblo saharaui y de la justeza de su causa, es que se aceptó la membresía de la RASD en la organización, en 1984. Marruecos decidió retirarse entonces y por 33 años adoptó la política de la silla vacante, y luego de una serie de intentos por que se congelara la membresía del Polisario o porque este saliera de la organización –todos fracasados– tuvieron ahora que regresar sin imponer condición alguna. Hoy son signatarios de la Carta de la UA, el miembro número 55; y la RASD es el miembro número 39. La carta de la UA expresa que se deben respetar las fronteras heredadas del colonialismo y que la RASD es un país africano. Hasta hoy Marruecos no acepta los derechos del pueblo saharaui y para nosotros es un imperativo mantener los logros y luchar por nuevas conquistas.
«¿Qué hacemos los saharauis? Trabajar, consolidar la diplomacia en el continente para mantener los logros e ir por nuevas conquistas. En este contexto, el Presidente y Secretario General del Frente Polisario está realizando una visita oficial a Mozambique y otros países. Siempre tiene que haber un plan alternativo, de manera que se pueda preservar lo logrado».
–Usted es uno de los líderes más importantes del país, con una trayectoria política que lo ha llevado a convertirse en el Responsable Político del Secretariado Permanente del Frente Polisario. ¿Qué representa asumir el legado de Mohamed Abdelaziz, líder histórico de la causa saharaui?
–El compañero Mohamed Abdelaziz fue de los fundadores del Frente Polisario en la década del 70 del siglo pasado y por eso era uno de los cuadros paradigmáticos en el Frente. Asumió como Secretario General del Frente y presidente del Estado a finales del año 76 y se mantuvo 40 años con esos cargos porque se reelegía en los diferentes congresos del Frente. Naturalmente, durante 40 años se demostró que él tenía toda la capacidad requerida y llegó a conocerse en los diferentes continentes su ejecutoria. Desarrolló relaciones en todos los continentes, sobre la base del respeto y el trabajo en favor de la causa saharaui. Contribuyó a la construcción del estado saharaui, de sus instituciones. Con su obra contribuyó a que se diera a conocer la RASD y ayudó a mantener la integridad, rectitud y transparencia de la causa.
«Él pudo encabezar durante 40 años la causa saharaui de manera favorable y por eso su muerte significó una pérdida para la RASD, para África y para todos los pueblos amantes de la justicia y de la paz. Los saharauis enfrentamos el desafío para completar el proceso de construcción del Estado. En estos momentos, continúa la misión el hermano de Mohamed, Ibrahim Abdelaziz. Igual que el líder por excelencia en Cuba ha sido Fidel Castro, en el caso nuestro lo ha sido Abdelaziz, pero lo importante es el legado ideológico. Nos corresponde a nosotros seguir la obra, llevarla adelante».
–¿Cómo trabajan para llevarla adelante?
–Es una pregunta muy importante. Mohamed Abdelaziz falleció el 31 de mayo del 2016 y estamos cerca del primer aniversario de su muerte; hemos constituido una comisión para preparar un evento de carácter intelectual sobre la historia de Abdelaziz durante los 40 años, para resaltar su papel en la construcción del ejército, de la sociedad, de la administración, su papel en el exterior y en los diferentes campos, y todo esto para resaltar su ideario a través de sus discursos, de sus orientaciones. Se requiere de nuestras embajadas, que contactarán a las direcciones de los países en los que laboran para que, en el caso de que haya testimonios, participen los testimoniantes. Las puertas están abiertas para su participación.
«También es muy importante potenciar el estudio de la ética de ese hombre, su accionar, para formar a nuestros jóvenes, a las nuevas generaciones, para que tengan una conciencia política para poder construir la sociedad y preservar los objetivos: en primer lugar la identidad, la unidad y completar la fase de construcción del Estado y sus instituciones».
Salama agrega con cierto beneplácito que la traductora de nuestra entrevista es testigo y le pide que comente más. Ella asiente, confirma lo dicho por él, que pide no terminar la entrevista sin transmitirle «nuestro saludo al pueblo, a las instituciones y medios de comunicación cubanos».