LA COP 22 CONTRIBUYÓ A OCULTAR LA VIOLACIÓN SISTEMÁTICA DE LOS DERECHOS HUMANOS DEL PUEBLO SAHARAUI

BOLETÍN DE PRENSA


Desde el punto de vista de los especialistas invitados a participar en el Foro Público Radial “Lo que no se dijo en la COP 22 de Marruecos”, organizado por la Asociación Ecuatoriana de Amistad con el Pueblo Saharaui, Acción Ecológica, laCoordinadora Ecuatoriana de Organizaciones para la Defensa de la Naturaleza y el Medio Ambiente (CEDENMA), el Instituto de Estudios Ecologistas del Tercer Mundo (IEETM) y la Plataforma de Justicia Climática, en la Sede Ecuador de la Universidad Andina Simón Bolívar (UASB), la Conferencia de las Partes de laConvención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 22), que tuvo lugar en Marrakech, Marruecos, limpió la imagen de un Estado que ocupa ilegal e ilícitamente un territorio que pertenece al pueblo saharaui, a costa de una sistemática y permanente violación a sus derechos humanos.


Entre los participantes en este foro público radial estuvo Alisalem Sidi Zein, embajador de la República Árabe Saharaui Democrática en Ecuador, quien efectuó una descripción histórica desde la colonización española del Sáhara Occidental y la traición de España al pueblo saharaui con la firma de los Acuerdos Tripartitos de Madrid en 1975, con Marruecos y Mauritania, evadiendo su responsabilidad internacional de poner fin a la colonización según el derecho internacional, circunstancia que ha acarreado un penoso y largo sufrimiento al pueblo saharaui que, luego de 40 años, sigue enfrentando obstáculos para acceder a las condiciones adecuadas para el ejercicio pleno de su derecho a la libre determinación y, por el contrario, presencia el expolio de sus recursos naturales por parte de las corporaciones transnacionales y las empresas marroquíes, en los territorios ocupados.

Este evento también contó con la participación de Carlos Martin Beristain, académico de la Universidad del País Vasco, quien se refirió a la necesidad de impulsar mecanismos de búsqueda de la verdad sobre las violaciones a los derechos humanos antes y durante la colonización española y la ocupación marroquí del Sáhara Occidental.

Se refirió en especial a los bombardeos marroquíes a la población civil saharaui en Guelta, Amgala, Tifariti y Um Dreiga, durante 1976, así como al descubrimiento de fosas comunes en el 2013, a los que calificó como hechos irrefutables y a la necesidad de plantear verdad, justicia y reparación, como parte de un proceso de reconstrucción del tejido social.

Enseguida intervino Erick Hagen, miembro del Norwegian Support Committee for Western Sahara (NSCWS) y del Western Sahara Resource Watch (WSRW), que comentó sobre las investigaciones que se encuentran realizando para identificar a las empresas y los gobiernos que a través de sus inversiones intervienen directamente en el expolio de los recursos naturales saharauis, en especial la explotación de las minas de fosfato y la pesca en el mar territorial saharaui.

Entre ellas, señaló a empresas e inversionistas europeos, rusos, colombianos y venezolanos. Señaló, además, que los proyectos de “energía verde” promovidos por el Reino de Marruecos en el Sáhara Occidental ocupado, se sustentan en los intereses financieros de Mohamed VI y de las inversiones alemanas, a través de la empresa Siemens, por ejemplo, que ha construido 22 molinos de viento.

Proyectos de esta naturaleza que desconocen y contradicen la opinión del Secretario General Adjunto de Asuntos Jurídicos de las Naciones Unidas, Hans Corell, entregada al Consejo de Seguridad, el pasado 22 de enero del 2012, en la que sostuvo que “las actividades de exploración y explotación, de seguir llevándose a cabo sin atender a los intereses y deseos del pueblo del Sáhara Occidental, infringirían los principios jurídicos internacionales aplicables a las actividades relacionadas con los recursos minerales en los Territorios no autónomos”. Sin duda, este tipo de proyectos termina consolidando la ocupación, expresó Hagen.

Pablo de la Vega, coordinador de la Asociación Ecuatoriana de Amistad con el Pueblo Saharaui, reiteró la postura de las organizaciones sociales y de derechos humanos sobre la necesidad de aunar esfuerzos en torno a la plena vigencia del derecho a la libre determinación y al referéndum dispuesto por el Consejo de Seguridad, como ejes fundamentales sobre los cuales se debe trabajar la verdad, la justicia y la reparación integral a las víctimas saharauis. Sin libre determinación del pueblo saharaui no podemos hablar de vigencia de los derechos humanos en el Sáhara Occidental, argumentó,

También mencionó a los más de 700 detenidos-desaparecidos saharauis en las cárceles marroquíes y a los centenares de saharauis que han estado encarcelados, por varios lustros, en centros secretos alejados del escrutinio internacional, y a los que se encuentran en la actualidad privados de libertad, algunos de ellos, condenados a cadena perpetua por su oposición pacífica a la ocupación marroquí del Sáhara Occidental.

Por último, Ivonne Yánez de Acción Ecológica y Natalia Greene del CEDENMA, expresaron su preocupación porque la COP 22 no abordó las verdaderas causas del cambio climático, como es la explotación irracional de los combustibles fósiles y el compromiso inexistente de los Estados para dejar el petróleo en el subsuelo. La alternativa sería la energía renovable y soberana de los pueblos, dijeron.

Esta actividad fue transmitida por Radio Mundo Real, el Portal Sáhara Libre, la Asociación de Reporteros “Sahara Reporters”, la Agencia Tengatai - Agencia Ecologista de Información, FM La Tribu de Argentina, La Guarura de Venezuela, Contagio Radio de Colombia, la Agencia Digital Revolución 3.0 y el Movimiento por la lucha del pueblo saharaui en las Islas Canarias.

Quito, diciembre 14 del 2016