Argentina: Las luchas del pueblo haitiano y del pueblo saharaui fueron abordadas en las Cátedras Bolivarianas

diez



Resumen Latinoamericano. Este pasado viernes 28 de de octubre se realizó en Buenos Aires una nueva jornada de Cátedras Bolivarianas en la Taberna Internacionalista Vasca. Los dos pueblos sobre los que se habló en esta ocasión son: Haití y su lucha contra el sistema neocolonial vigente y el Sáhara Occidental: la última colonia en Africa.
La actividad comenzó con una teleconferencia de Henry Boisrolin, del Comité Democrático Haitiano. Boisrolin comenzó por explicar que la tragedia del reciente huracán Mathew que asoló la isla “no es solamente una desgracia climatológica” sino que la gran pérdida de vidas humanas y materiales se debió al sistema neocolonial vigente en la isla. “El sistema neocolonial vigente es el verdadero responsable del desastre porque este mismo huracán ha pasado por Jamaica y Cuba y no ha causado tantos estragos como los registrados en Haití, esto significa que el país no está preparado para enfrentar este tipo de cosas aunque se sepa que van a ocurrir. No hay preparación para evacuación, no hay albergues provisorios en ese sentido. No hay prevención ni nada para proteger a la gente. Tanto el terremoto como el huracán Matthew lo que hicieron fue evidenciar las debilidades estructurales del país”.

Insistió en que hay que considerar a Haití como una neocolonia de Washington. – “Hay que tener en cuenta que en vez de hablar de la causa natural de este fenómeno, hay que hablar políticamente de lo que significa la extrema dependencia de Haití, transformado en una perfecta colonia de los EE. UU. desde la primer ocupación del país en 1915 hasta 1934. El desafío es tratar de revertir esto para no seguir lamentando víctimas todas las veces que ocurran estas cosas”.
También se refirió a la solidaridad internacional destacando que no hay que confundir la verdadera solidaridad con caridad, – “Hay que reivindicar la solidaridad de Cuba que aún con su propio desastre en la isla mandó más brigadas médicas para paliar la grave situación de salud. Además Venezuela sigue ayudando y Bolivia mandando alimentos, se trata de solidaridades pueblo a pueblo, que respetan la dignidad”.
Denunció los últimos crímenes de la Minustah ( las fuerzas de la ONU de ocupación ) que hace unos días dispararon a la población en una entrega de comida a las personas damnificadas. “Después de tres semanas sin recibir nada, un barco de Colombia traía ayuda para la comunidad, la gente se puso nerviosa y abordó al contigente, las fuerzas de ocupación en vez de instar pacíficamente a la dispersión de la multitud o tirar al aire, dispararon con fuego real a la gente y mataron a una joven de 18 años, dejando decenas de personas heridas. Así se muestra el rostro de las fuerzas de ocupación de la ONU en Haití. Además el brote del cólera que ellas causaron dejando más de 10 mil víctimas está recrudeciéndose por la devastación del huracán”.
A continuación habló Salem Bachir, embajador de la República Árabe Saharaui Democrática, que ahondó en los orígenes de la lucha de su pueblo por su independencia. Relató importantes episodios en la historia saharaui contemporánea, que inicia en 1976 con el retiro de la colonia española (tras la muerte del dictador Francisco Franco) y la inmediata ocupación de su territorio por parte de Mauritania y Marruecos durante tres años, y sólo de Marruecos a partir de 1979. Ese punto de partida, no tan lejano, da inicio a una cruenta guerra de ocupación de Marruecos (apoyado por España, Francia, Israel y Sudáfrica durante el Apartheid) contra el Frente Polisario (movimiento de liberación nacional).
“El 14 de noviembre de 1975, supervisados por el tristemente célebre Henry Kissinger, se firmaron los Acuerdos de Madrid, que repartieron nuestro territorio no sólo contra la voluntad del pueblo saharaui, también contra la voluntad de la comunidad internacional, que rechazó los acuerdos que dieron inicio a una guerra de genocidio, una política de tierra quemada contra un pueblo pequeño y pacífico”.
La República Árabe Saharaui Democrática hoy tiene poco más de medio millón de habitantes.
“Durante esta guerra de genocidio, no sólo fuimos bombardeados con napalm y fósforo, que están prohibidos internacionalmente, y fueron quemados los pocos árboles del desierto. Además, los habitantes que se salvaron fueron obligados a vivir en el exilio, divididos por un muro que existe hasta hoy día”, advierte. El muro que denuncia Bachir fue construido entre 1980 y 1987, separa del país al territorio ocupado por Marruecos en 1979, tiene más de 2700 kilómetros de largo y es vigilado por 150.000 soldados marroquíes. “Es el segundo muro más largo del mundo -tras la muralla china- y el lugar más minado”, relata con dolor el embajador saharaui. El mismo confesó que sufrió de esta separación hace unos meses cuando intentó entrar a los territorios ocupados del Sáhara Occidental para ver a su familia y después de estar en el aeropuerto aislado por muchas horas no consiguió abrazar a su familia. La crueldad del gobierno marroquí no cesa, en sus cárceles torturan a ciudadanas y ciudanos saharauis y hay personas desaparecidas por este régimen genocida.
Finalmente, sobre los lazos de la República Árabe Saharaui Democrática con América Latina, el embajador subrayó que “la postura de Latinoamérica fue siempre muy generosa. En parte porque también fuimos colonia española y, junto a Guinea Ecuatorial, somos los únicos africanos que tenemos al español como una de las lenguas oficiales. Contamos con reconocimiento oficial de 27 de los 32 países que componen Latinoamérica y el Caribe. Cuba hizo su parte, muy importante en el campo sanitario y en el campo educativo: durante muchos años recibió a centenares de jóvenes saharaui que se formaron en la Isla de la Juventud, como médicos y como ingenieros. Aunque tenemos que lamentar que en Argentina no se nos haya reconocido todavía oficialmente”.
Desde el público se denunció la actitud de Maradona que ofendió al pueblo saharaui al participar en Marruecos en un partido homenaje a los soldados que invadieron , asesinaron y expulsaron a miles de habitantes del Sáhara Occidental.
Finalmente, hizo uso de la palabra Nora Cortiñas, Madre de Plaza de Mayo -Línea Fundadora- quien se solidarizó con el pueblo haitiano y el saharaui, pero también abordó temas de la situación que vive Argentina y la reciente noticia de que el Vaticano abrirá sus archivos sobre la represión dictatorial y el papel que jugó la Iglesia en esos años.