CEAS denuncia la "incoherencia" de Rajoy con Venezuela y sus políticas de asilo

Extracto de artículo de eldiario.es
El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha escrito  un artículo en El País en el que muestra su compromiso con el "drama humanitario, político y económico que están sufriendo todos los días en un país tan hermano". Se refiere a Venezuela, solo a este país latinoamericano, a pesar de que vivimos la mayor crisis de asilo desde la Segunda Guerra Mundial. La defensa de los derechos humanos del presidente es "siempre bienvenida", indican desde varias ONG, pero critican que sus manifestaciones no son igual de contundentes respecto a la población saharaui, de Siria, Sudán del Sur o Yemen. Las organizaciones condenan que, más allá de la opinión de Rajoy, la política de su Ejecutivo no es "coherente" con la inquietud manifestada ahora por el presidente del Gobierno.(...)

Mariano Rajoy escribe sobre la medida del Gobierno en funciones de dar la nacionalidad española a varios familiares del opositor venezolano Leopoldo López. Esta concesión –por la vía de 'carta de naturaleza', que reserva al Ejecutivo esta posibilidad según criterios de "excepcionalidad"– es una "medida de protección" para estas personas, justifica el presidente. "No podemos ser indiferentes", subraya. 
En CEAS Sáhara el título del artículo (que hace alusión a un "pueblo hermano") les recuerda lo poco que han oído al presidente del Gobierno en funciones denunciar las violaciones de derechos en el Sáhara Occidental. "Está muy bien que el Gobierno defienda a los venezolanos que ven sus derechos vulnerados, muy bien. Pero le pedimos a Mariano Rajoy que haga lo mismo con los saharauis. España tiene una responsabilidad con ellos, y ahí, cerca de Canarias, Marruecos viola sus derechos a diario y el presidente no dice nada sobre ello", añade Taboada. 

Según el presidente de la ONG a favor de la autodeterminación del pueblo saharaui, la protección de los venezolanos enarbolada por Rajoy en estos momentos no es casual. "Está siendo utilizada como arma electoral, para atacar a algunos partidos que han tenido relación con el gobierno venezolano en el pasado. Los derechos humanos no deberían ser un instrumento electoral", critica Taboada.