Palabras introductorias al embajador saharaui por Ana Karenina Walo

 en la EEI de la Universidad Central de Venezuela 

Pocas veces nos atrevemos a mirar el mundo que realmente se expande a nuestro alrededor. Gran parte de nuestras vidas, y a pesar de atravesar una de las etapas de mayor globalización comunicacional de la historia de la humanidad, nos encerramos en una burbuja de cristal en la cual, solo vemos el mundo que nos gusta, soñamos y añoramos, pero no observamos el mundo real, el que tenemos.
Sin importar la extraordinaria cantidad de información que día tras día procesamos en nuestras mentes, seguimos sometidos bajo las cadenas de un oscurantismo moderno que nos negamos a asumir por temor a enfrentarnos a algo peor de lo que hemos sido programados para aceptar: La verdad.(...)
Hoy en nuestro planeta perecen millones de personas, sufren miles de niños y cientos de almas que luchan por causas justas son ahogadas en el olvido, causas que la sociedad y la comunidad internacional o no “quieren”  o no les “conviene” ver, recordar.  La saharaui es una de esas.
En el mundo de hoy las palabras caducan sin fecha de vencimiento. En el pueblo del Sahara, las voces de unas 200.000 personas son enterradas en el desierto mientras la sociedad y la comunidad internacional se erigen indiferentes ante el sufrimiento de nuestros hermanos, los saharauis.(...)
  Es increíble cómo, ya sea por resignación, comodidad o ignorancia, nos perdemos de todo un mundo que transcurre impasible a nuestros pies…  pues hemos sido ciegos, sordos, mudos y  así hemos mutilado el poder de nuestros sentidos, de nuestras palabras.
No obstante, aun en los momentos donde la oscuridad prevalece, existen voces que jamás serán silenciadas, como la de los saharauis, la República saharaui, la última colonia de Africa, un pueblo hambriento de libertad, que con su historia a lo largo de estos 40 años de lucha, nos demuestra, en especial a nosotros como futuros internacionalistas, el poder heroico de los pueblos que jamás se rinden en la persecución de una causa justa que nos recuerda la verdadera esencia del ser humano y que está además, apegada a la legalidad internacional, como lo indican las mas de cien resoluciones de Naciones Unidas.
Incluso en la actualidad es importante destacar que la lucha no ha mermado; hace tan sólo unos días el ejército marroquí ha tomado posesión dentro del territorio vilmente arrebatado, ha extendido la angustia el dolor y la tortura sistemática sobre un pueblo que desde el otro lado del océano clama con un desesperado grito de ayuda y libertad.
El día de hoy recordamos a aquellos que en medio de la adversidad se alzaron como flamas ardientes que nunca mueren…
Es por ello que con motivo de los 40º años de la Proclamación de la República saharaui, ASOVESSA (Asociación Venezolana de Solidaridad con el Sáhara)  en conjunto con la organización FUTURO, nos honramos en presentarles al excelentísimo Embajador del Sahara Occidental en Venezuela: el Sr. MOHAMED SALEM DAHA LEHBIB. 
Hombre valiente que con sus ojos ha presenciado y compartido el dolor de su pueblo en los campos de refugiados y quien hoy, viene con el mejor de los instrumentos de paz a educarnos sobre esta causa que jamás volverá a ser olvidada.
El excelentísimo embajador, es egresado de la universidad de la Habana en licenciatura en Química. Su trayectoria lo ha llevado a ser Responsable de  Relaciones Internacionales de la Unión de Jóvenes de Saguia el Hamra y Río de Oro en el Sahara occidental.
Ha desempeñado una excelente labor como representante del frente Polisario durante 22 años. Y desde el año 2013 se desenvuelve como Embajador Extraordinario y Plenipotenciario de  la República Árabe Saharaui Democrática  en Venezuela.
A continuación palabras de su excelencia Mohamed Salem Daha Lehbib sobre la República Saharaui,  la última colonia de África.