ARTSAHARA MÉXICO.






Todo listo para que esta mañana arranque el Festival de Arte y Derechos Humanos ARTSAHARA MÉXICO. Todo un engranaje de actividades artísticas y de sensibilización sobre la causa saharaui que ha puesto en marcha la Asociación Mexicana de Amistad con la República Árabe Saharaui (AMARAS), con apoyo de la Embajada de la RASD en México, la colaboración de numerosas organizaciones públicas y privadas, y la coordinación del director del Festival, Santiago Belmonte.
Conocí ayer a Elizabeth Haro, Secretaria General de AMARAS. Resuelta en atenciones y agradecimientos, me brindó todas las explicaciones sobre el funcionamiento del Festival, analizamos con detalle el programa en el que el triángulo Muro-minas-víctimas será analizado, las personas que intervendrán y los eventos concretos que tendrán lugar para conmemorar el Día Internacional de Sensibilización contra las Minas Terrestres, el próximo 4 de abril. Hablamos tranquilamente y fue contándome un poco de todo. “Nuestro objetivo como asociación -asegura Elizabeth Haro-es fomentar la cooperación, el intercambio y la hermandad entre México y la República Árabe Saharaui Democrática, a través de diversas actividades de carácter cultural, social y humanista. Quienes pertenecemos a la Asociación defendemos el principio elemental del derecho humano a la vida, la libertad, la autodeterminación y la paz”.(...)

Por eso, también se ha previsto en el Festival conmemorar específicamente el Día Internacional de la Libertad de Prensa, para denunciar el bloqueo informativo que silencia las dificultades reales que atraviesa la población saharaui refugiada en los campamentos de Tindouf (Argelia) y el valor de los periodistas y ciudadanos saharauis que informan sobre la violación sistemática de los Derechos Humanos en los territorios ocupados por Marruecos, a través de las redes sociales y medios online.
De la convicción a la solidaridad, AMARAS defiende la causa saharaui en México y la internacionaliza en sus acciones, especialmente con este Festival ARTSahara México, que en su primera edición supone todo un reto organizativo que asume con ilusión y grandes expectativas. El Festival tiene un objetivo también muy claro: “Difundir y hacer llegar el mensaje de que el saharaui es un pueblo condenado al exterminio, que depende por completo de la ayuda internacional y de que el mundo conozca su realidad. Por ello, es tan urgente que se organicen acciones en las que los Derechos Humanos se defiendan con todas las perspectivas que ofrecen las diferentes disciplinas artísticas que se van a presentar”.
Pintura, fotografía, música, danza, cine… Artistas del Sáhara Occidental, Japón, Argelia, Estados Unidos, Canadá, España y México presentarán sus proyectos y obras durante un total de 15 días dedicados a la promoción de la causa y de los derechos del pueblo saharaui. Una combinación de esfuerzos que, bajo el título “Derribando muros, construyendo puentes”, ojalá acortará distancias entre México y el Pueblo Saharaui.
© Elisa Pavón